Noticias

domingo, 20 de abril de 2014

LA REFRIGERACIÓN CON AMONIACO

                    


 

 

 

 

 

 

 

Composición del Amoniaco


El amoniaco es un compuesto químico cuya molécula consiste en un átomo de nitrógeno (N) y tres átomos de hidrógeno( H), siendo su formula  NH3 y su nomenclatura R-717.
El 80% aproximadamente del amoniaco que se produce en las plantas químicas, se utiliza como abono inyectado directamente en la tierra y compuestos fertilizantes. El 20% restante se fabrica para uso textil, plástico, explosivo, refrigerante y otros productos. 

El amoniaco en la refrigeración


El amoniaco se lleva utilizando como refrigerante en instalaciones frigoríficas industriales desde principios del siglo XX. Este refrigerante tiene muy buenos rendimientos energéticos y además no es dañino para la capa de ozono, ya que su composición se mantiene muy poco tiempo en la atmosfera, por lo que lo podríamos catalogar como un  gas biodegradable.  Asimismo, el coste del amoniaco es muy inferior a cualquiera de los gases sintéticos que hay en el mercado. 

A diferencia de los sistemas de refrigeración convencionales que funcionan con gases fluorados o clorados, en las instalaciones frigoríficas de amoniaco (NH3),  el refrigerante se evapora en el depósito de baja presión y se bombea en estado liquido hacia los recintos o sistemas a enfriar o congelar. 













Por otra parte, este refrigerante tiene un gran inconveniente, es tóxico y peligroso para el ser humano. Pero su fuerte olor es una excelente alarma.     


Las instalaciones frigoríficas de amoniaco (NH3) deben ser seguras. Para cumplir este requisito, incorporarán materiales robustos y sistemas de seguridad en las principales zonas del sistema frigorífico. Como por ejemplo; válvulas de seguridad en los recipientes y tuberías, detectores de amoniaco en sala de máquinas y recintos cerrados, válvulas de sobrepresión en bombas, etc. 









Estas instalaciones solo podrán ser manipuladas por personal cualificado y homologado por el Ministerio de Industria. Asimismo, en las labores de mantenimiento se adoptarán unas estrictas medidas de seguridad para evitar accidentes, como por ejemplo; la utilización de máscara con filtro, equipo autónomo, guantes, gafas, cascos, etc.  

Una de las ventajas que tienen las instalaciones frigoríficas que funcionan con amoniaco es el buen comportamiento ante la presencia de humedad y agua dentro del circuito frigorífico.

En Frio Vizcaya realizamos rigurosos protocolos de mantenimiento preventivo y predictivo. Además atendemos eficaz y eficientemente cualquier incidencia que pueda surgir dentro del contrato de mantenimiento correctivo.











Historia de los refrigerantes



En los años 40 salieron al mercado los refrigerantes clorofluorocarbonos (CFC) y hidroclorofluorocarbonos (HCFC). Al ser menos peligrosos y seguros que el amoniaco (NH3) , se empezaron a utilizar en instalaciones comerciales e industriales, quedándose el amoniaco exclusivamente para instalaciones o plantas industriales.  


Con la entrada del protocolo de Montreal en los años 80, se prohíben los refrigerantes clorofluorocarbonos (CFC) e hidroclorofluorocarbonos (HCFC) ya que su composición agotaba la capa de ozono. Para sustituir a estos refrigerantes se empiezan a utilizar los actuales gases hidrofluorocarbonos (HFCs) o fluorados.










A finales de los años 90 con el problema que se presenta sobre el calentamiento global y el cambio climático, entra en vigor el protocolo de KIOTO, principalmente para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Los gases fluorados se encontraban entre los principales causantes del calentamiento global.


A partir del 1 de enero del 2014, entran en vigor los nuevos impuestos verdes que inciden directamente sobre las fugas producidas por gases refrigerantes fluorados.  



Los sistemas de refrigeración afectan directa e indirectamente al calentamiento global. Directamente con las fugas producidas de gases refrigerantes sintéticos e indirectamente por la producción de emisiones de CO2 como resultado de la energía consumida para el funcionamiento de las instalaciones.










Desde el punto de vista global, la tendencia que se observa en el sector es que se está orientando cada vez más hacia el uso del refrigerante amoniaco (NH3). Los refrigerantes sintéticos aún seguirán desempeñando un papel importante en el sector de la refrigeración y el aire acondicionado, pero siempre en sistemas con cargas pequeñas y utilizando nuevas sustancias que poseen un potencial de calentamiento global (PCG) bajo.

En el futuro, la elección de los refrigerantes vendrá influida por su eficiencia, seguridad, impacto Medioambiental, tiempo de vida en la atmósfera, propiedades químicas..

Para más información Frio Vizcaya - Instalaciones frigoríficas industriales y comerciales.



 


1 comentario: